::2006_la.búsqueda.de.la.vida::

Belle and Sebastian

::belle.and.sebastian
::the.life.pursuit
::rough.trade

Los cultos en el pop no son raros. Beatlemanía, Joy Division / Ian Curtis y la saga New Order, Morrissey y sus “acólitos”, y siguen firmas. Cuando el If You’re Feeling Sinister (1997) tomó por sorpresa al mundo (y a mí también), se agregó una raya más al tigre. Era el boom del rock escocés y sus bandas indies hasta el hueso. Stuart Murdoch se asomaba como un nuevo santo que instaló un atractivo y sublime credo. Hasta que hace unos años editaron el dudoso Dear Catastrophe Waitress (2003) provocando que muchos devotos apaguen su velita. Este disco en mención no me desagrada, pero para aquellos seguidores a pie juntillas de dogmas absolutos en la música (los que no soportan un ceño fruncido a algún disco solista de McCartney, o que encogen los dedos para no arañarte por preferir A-ha a Duran Duran -¡a mí gusta más pues!-) no hicieron más que clamar por cielo y tierra, fuerte y claro, que Belle and Sebastian, el B&S que ellos amaban, había muerto. Supongo que con este disco, tendrán que recordar eso de que nunca, pero nunca, debes escupir al cielo. The Life Pursuit no es la resurrección del mesías Murdoch, ni una vuelta al camino de luz y verdad que pavimentó aquella joya del ’97, nah, es simplemente un disco pop perfecto de la banda de un maduro treintañero, que ha sabido salir de una relación amorosa de varios años, y que ahora ve las cosas de manera más… livianas. Así que el pecador en ti ya está advertido.

::2006_señor.bestia::

Señor Bestia

::mogwai
::mr.beast
::pias

Mogwai irrumpió en Escocia en el 97 con esa joya llamada Young Team. Ahora, tras un recopilatorio en vivo de sesiones grabadas para el fallecido dj John Peel (Government Commissions, el mejor disco en vivo del 2005, sí o sí), regresan con un cd que no pasa los 45 minutos, lo que indica que ya no les queda ganas de sacar un “Like Herod” otra vez (su anterior Happy Songs For Happy People era una muestra clara del cambio), sin que eso signifique que este Señor Bestia carezca de esos temas potentes y rompedores. “Glasgow Mega-Snake”, con su intro metal, es un buen ejemplo. Uno de los discos más esperados de este año, y que ya se encuentra disponible en algunos blogs para ser bajado. Atentos con su primer single, “Friend Of The Night”, tan plácido como perturbador. Y aunque Yo con necedad insolente sigo esperando otro “X-mas Steps”, con cortes como “Folk Death 95”, que duran un tercio menos, pues me doy por bien servido.

::5.discos.del.2005::

Una década se mide en mitades.

Y ya cerramos la primera.

_d.e.l.a.y_ elige a las mejores del año que ya pasó. Y de paso te da su recuento año por año de este primer lustro. ¡¡A esperar el siguiente quinquenio!!

::los.5.mejores.discos.del.2005::

5_(lo:muêso)::(next:matêria)

(next:matêria)

¿¡Post-hardcore!? ¿¡¿¡Y en catalán!?!? ¿¡¿Por qué tanta alharaca?!? Pues, porque después de Joan Manuel Serrat estos oídos no habían oído nada interesante (más por flojera y despreocupación que por carencia de buenos actos) salido de la tierra de Dalí. Por cierto, ¿te confunde la etiqueta? A ver si lo que le dijeron a The Belle Music te lo aclara:

Las canciones de (next:matêria) tienen un gran sonido. Suenan frescas, fuertes y llegan a la primera escucha. ¿Cómo enfocáis el proceso composición/grabación del disco? ¿Más plan previo o más improvisación?

Siempre partimos de la improvisación. No somos músicos profesionales y eso de tocar en casa al margen de la banda no nos va mucho.
Basamos nuestro trabajo en el local de ensayo; llegamos, nos colgamos los instrumentos y ¡ala! a ver que se nos ocurre. Siempre ha sido así, porque es así como nos sale, por lo menos de momento. (next:materia) se creó en el local enterito. Las canciones y las ideas de algunos arreglos, como la trompeta, ya estaban hechas cuando entramos a grabar. Sólo nos quedaba un poquito de voces por pulir.

(lo:muêso)

Emo, rock, post-rock, punk, hardcore… los puntillosos, se cansarían de buscarles etiquetas a vuestra música. ¿Consideráis el eclecticismo como una virtud?

Lo de etiquetarnos pienso que es un asunto difícil, aunque siempre hay alguien que encuentra una casilla para (lo:muêso) Me parece muy bien, pero nosotros nos mantenemos un poco al margen de etiquetas. Hacemos lo que nos gusta y esa es la única condición. No creo que seamos un grupo ecléctico y pienso que las virtudes no se miden por etiquetas.

4_god.is.an.astronaut::all.is.violent.all.is.bright

All is violent, all is bright

De tanto en tanto lo gratamente inesperado irrumpe en tu oído medio para cautivarte. Con un nombre genial y un sonido ensoñador y contundente, este trío de Dublin, Irlanda, ha firmado la continuación perfecta para su anterior The End Of The Beginning, llevándote de la serena calma a la efusiva intensidad.

God Is An Astronaut

Atentos con su EP A Moment Of Stillness presto a salir en este 2006.

¿No puedes esperar? Te entiendo. Un avance desde su myspace.

3_sleater-kinney::the.woods

The Woods

Las amo. Mi ménage-à-trois soñado las incluye. Y sus discos serán mi banda sonora para cuando los hombres podamos parir. The Woods las devuelve a los escenarios 3 años después de su para mí bueno-pero-no-convincente One Beat. OK, no puedo ser objetivo con este disco, así que mejor dejemos que Sub Pop tenga el honor:

The Woods is the title of the new Sleater-Kinney album and it’s their seventh full-length release. It was produced by Dave Fridmann (Flaming Lips, Mercury Rev, Low) and reveals a very different side to the band. Like many things with sevens on it, it features an itch, a need to try new things. Sometimes people get scared by new things, which is one of the reasons people are disappointing. This is to say that, like Sleater-Kinney, you should not be afraid of new things: honest-to-god guitar heroics/solos; new depth and heaviness to the songs; fuzzed out lows cropping up in places formerly reserved for staccato highs. All of this surrounding and infiltrating the constant in the Sleater-Kinney program: three, breathing, playing as one with unfettered passion and emotion. They want history, they want time, they want art, they want to deal with culture, they have demands, they have needs, they have vision, they have aspirations. And now they have The Woods. Luckily, so do we.

Sleater-Kinney

Indeed. (Atentos fans de “The L Word”, a no perderse su special appearance).

2_the.decemberists::picaresque

Picaresque

No te confundas: Hay poco o nada de “pícaro” en este disco (bueno, no en el sentido Miguelito Barraza del término). En realidad, son más relatos vivenciales (ficticios o no) que historias subidas de tono. Y viene bien la idea para alguien que ya editó un recomendable EP con covers de The Smiths. Sumamos a esa ecuación la producción de Chris Walla (¿cómo que “quién”? Cierra este blog de una vez, man) y una preocupación por el cuidado en su imagen, que atañe los diseños de portadas de cd, booklets y página web (unas gemas), y solo queda disfrutar del mejor disco de pop del 2005.

The Decemberists

1_clap.your.hands.say.yeah::clap.your.hands.say.yeah

Clap Your Hands

People mention to me that my voice is unusual, they mention that a lot of people are listening – I stay out of it.

Alec Ounsworth.

La cosa es: Ounsworth debe tener la discografía completa de Talking Heads en su cuarto. Debe haber asistido a cuanto concierto de Neutral Milk Hotel hubo en su natal Brooklyn. Debe ser fan número uno de The Arcade Fire. E “In This Home On Ice” debe ser la mejor canción pop que se haya escrito en mucho, mucho tiempo.

Say Yeah

Y quiero creer que estas palabras de Pitchfork se convertirán en un dogma para la otra mitad que se viene:

There’s something really refreshing about stumbling across a great band that’s trembling on the cusp without any sort of press campaign or other built-in mythology– you actually get to hear the music with your own ears.While a lot of bands view the promotional apparatus as a necessary evil, Clap Your Hands Say Yeah prove that it’s still possible for a band to get heard, given enough talent and perseverance, without a PR agency or a label. Indie rock has received a much-needed kick in the pants, and we have the rare chance to decide what a band sounds like of our own accord before any agency cooks up and disseminates an opinion for us. Damn, maybe this is how it’s supposed to work!

Amén.

OK Computer

Inoperativo.

Sólo así puedo describir mi (in)accionar esta semana.
Levantarme. Enceder la compu. Ingerir alimentos. Acostarme. Cada día.

Downloads más, downloads menos, así han pasado las últimas 120 horas de mi vida.
¿Qué me he bajado? A ver, una lista rápida… (el orden es arbitrario, o sea, pongo lo que me acuerdo)

1_strange.geometry::the.clientele
2_howl.howl.gaff.gaff::shout.out.louds
3_the.mysterious.production.of.eggs::andrew.bird
4_dicover.a.lovelier.you::pernice.brothers
5_el.resto.de.discos.de.babasónicos.que.me.faltaban (so pretexto de su concierto el 11 de noviembre)

No salgo, no veo a nadie en el exterior. Me comunico por msn. Me río por msn, carajeo y puteo a mis “contactos” por el msn, me relaciono por el msn. Proyecto una vida que no se ajusta a la realidad (porque la realidad no se percibe tras un monitor) por el msn.

La excepción es la música. Mi Jardín Secreto me obliga a salir a la calle. No me obliga; de hecho, lo hago con gusto. Lo celebro. Es lo único que no requiere una pantalla frente a mí. Tengo que estar sentado, pero activo. Las cuatro extremidades, siendo más precisos.

Sí, ya será lo mismo con Helicon, también…

Mi vida no es mi computadora. Es más, diría que me la quita. Me quita sueño (hora de mis acostadas = entre 3 y 4 am; hora de mis levantadas = pasando las 10:30, 11 am).
Ah sí, trabajaba. Pero… no, no era lo mío. Consuelo de tonto, tal vez.

Uy, las 4…

La Música que escuchan todos Yo NO la escucho

Mis gustos son buenos. De plano. O sea, definitivamente son buenos.

No es conchudez; es certeza.
No es soberbia; es seguridad.

Sí, mis patas (y no porque sean mis patas) están de acuerdo (ok, sé que hay alguien por ahí que no -y nunca lo va a estar-, pero lo mismo puedo decir de los suyos, con ciertas aficiones deleznables).

Y he de resaltar: somos patas, porque tenemos buenos gustos. No hay otra razón. Ni la habrá.

Si hay un medidor del gusto musical, ése es el P2P: “Dime qué te bajas, te diré si serás mi pata“. Conmigo no lo mereces: conmigo lo eres. O no. Vamos, que no es que debes ser predestinado. Debes ser consecuente. ¿Creciste escuchando a Yola? pues bien, ya eres mayor, el mundo es una mierda, las mujeres unas alimañanas, y la vida te paga para sobrevivir, y con ese poco, tomas para olvidar. Resultado: escuchas Tindersitcks. Ergo, ERES mi pata.

(Claro, vas a contradecirme, y decirme que sin los Beatles la música no sería lo que es, que Morrissey es la epítome del sentimiento pop, y que después de Cobain ya no hay más que agregarle al rock. Yo te voy a poner un disco de Explosions In The Sky para hacerte sentir mal por ser tan categórico cuando no debes -me pasa, a veces, que cuando los escucho siento que si la música no hubiera existido en los siglos anteriores, este grupo sería algo así como Adán, musicalmente hablando. Sí, exagero, pero apuesto que ya te causó curiosidad el grupo, ¿no?).

Escuchar la música que no escucha el resto de tus patas no es un plus. Es una obligación moral. Llegará el momento en que lo sentirás fluir en tu interior y verás cómo aflora, en aquel sublime momento de afirmación: “MI música es mejor que la tuya“. Porque donde otros(as) escuchan La Oreja de Van Gogh, tú te enganchas a Le Mans (digamos porque ya escuchaste todo de La Buena Vida, y buscas más); donde ellos(as) celebran un disco de La Ley, tú cuidas tus tickets de los conciertos que fuiste de Lucybell; donde el resto (de infelices) se llena la boca de epítetos (que juraría que no saben qué significan, pero los repiten para quedar como “entendidos”) para describir lo último de Fito Páez (puaj!), tú te revientas los oídos con lo nuevo de Entre Ríos.

The Rob Gordon

Y eso nos vuelve superiores. Precisamente, porque discernimos. Porque no acumulamos: Coleccionamos. Porque escuchamos para afirmarnos, no para resaltar petulantemente. No usamos nuestros cd’s como un polo Benetton. No usamos el discman como un Swatch. Conociendo, somos mejores. Porque nos decantamos. Marcamos nuestra ruta, abrimos nuestras brechas, y nos expandemos.

Mi música es mejor, porque es mía, y porque Yo mismo la conocí.

Una Nueva Ruta Hacia…

Hel·i·con nace de un intento fallido. El intento de sonar a algo que nunca pudimos. Claro, lo correcto es suponer, tras este desenmascaramiento, que sonamos a lo que podemos. Es más, no sé si sonamos a algo. “Algo” en el sentido “se parece a” de la palabra. O sea, a una sola cosa.

Hel·i·con suena a lo que nos gusta. Y eso, a veces pienso, está mal. Y bien a la vez.
Mal:
– Sonar a todo es, a fin de cuentas, sonar a nada*.
– Dani pisa sus pedaleras a lo Slowdive, Andrés marca su bajo a lo Tool, y Yo hago redobles a lo Mogwai… para que Ángela susurre a lo Lali Puna.
Bien:
– Cada tema, cuando comienza, tiene un destino incierto… y eso es excitante.
– Cada tema, cuando acaba, tuvo una ruta intensa… y eso nos satisface.

Hel·i·con es algo que pudo haber existido ya hace tiempo. Y tal vez sonar diferente (pero parecido). E incluso, tener otro nombre. Somos dream pop + noise + shoegaze + indie + post rock + space rock; flangers con delays con distorsions y wah wahs; crashes, splashes, brushes, rides y fuzztones. Somos estallidos y calma. Somos parte del nuevo sonido de Lima. Somos lo mismo desde el primer ensayo. Y nunca tocamos un tema igual.

A new path to...

Hel·i·con (no) te va a gustar.

* Léase nada como vacío, lo nonsense y disonante. El ideal de ese sonido inexistente, ese que “no suena a nada” pero propuesto como algo nuevo, original, es el ideal a seguir. Aunque no el nuestro (por ahora. Ni creo que más adelante lo sea, tampoco).

James: El gusto (todavía) es mío

Hazme una lista de las canciones con las que has llorado.

¿Estamos?

Son unas cuantas, ¿verdad? OK. Ahora, es mi turno:

Arriba de mi Top 10 siempre estará (salvo la irrupción devastadora de un nuevo orden mundial, o una lobotomización absoluta por decreto ley) “Say Something” de James. Qué buen pretexto para tirarles flores en estas líneas.

DÍMELO, DÍSELO…
Esa canción hizo mella en mí un día de 1995, un par de años después de la salida oficial del disco que la contiene, el gran Laid. Lo mío fue grave, una fuerte James addiction. Ésa era (es y, obviamente, será) mi canción. Fue escucharla, sentirla, sufrirla, necesitarla, aferrarme a esa canción como náufrago a su tabla every single day of my life.
¡Cuidado cuando consigas este álbum! ¡Ármate de valor para pasar del primer track! Si sobrevives a “Out To Get You”, y repites esa línea: “What I need… is You!” sin moquear, no eres humano. Gemas vienen y dejan su marca, mi corazón jamás ha dejado de bailar cuando escucho “Sometimes”, ni me he vacilado tanto de una canción sobre la obsesión y paranoia post-coito retratada en “Laid”.

“Say Something” está en el track 5, y es desarmante. Porque cuando la vida era aburrida esa canción me habló de eso sin restregármelo en la cara. Tim Booth llora en su video, y mis rodillas se vuelven gelatina: “More than a drug is what I need / Need a change of scenary / Need a new life”. Dime alguna canción pop inteligente y sugerente al mismo tiempo… Voilá: Una canción pop de muchas texturas, para un disco pop refinado.

JAMES’ A STAR
Wah Wah recontraconfirma lo que se mostró con el Laid. Maravillosa recopilación de outtakes y jammings circa 1994. Tim Booth se daba sus escapadas con Angelo Badalamenti para firmar un CD con el nombre de Booth And The Bad Angel (hazte un favor y escucha “I Believe”), y participar en soundtracks como el de la pela británica “Martha, Meet Frank, Daniel and Laurence”. ¿La canción? “Fall In Love With Me”. Booth, dear, you’re killing me…

Luego vino Whiplash y a estas alturas Yo ya estaba en coma. Fue un crimen, un atentado comenzar este disco con “Tomorrow”. Nadie queda de pie después de su escucha. Todos quieren bailarse un vals para celebrar lo que sea al son de “Waltzing Alone”. Pero es ‘Ella’ quien se lleva las palmas y la gloria. “She’s A Star” debe ser la canción pop más elegante que haya escuchado de algún grupo de Manchester, tan sofisticada en su ejecución, tan impactante en las emociones que describe. Arte en canciones estrofa-coro-estrofa.

¿QUIÉN QUIERE SER MILLONARIO?
Por eso (y muchas cosas más), esta pregunta siempre me corroe el alma: ¿Qué demonios les pasó con el Millonaires?. Lo sé, el título va en clave irónica (¿o no?), sobre todo para un grupo que nunca “pegó” en radios mainstream, ergo en el gusto masivo, aún cuando fueron épocas cumbres del brit-pop (vamos, James tiene más dedos de frente que los Gallagher Bros. a la hora de hacer melodías), pero el album es prácticamente insalvable, y suena más a disco-para-cumplir-el-contrato que un ejercicio consciente de ironía y/o crítica de su improbable status en la escena musical.

No creo que haya sido la partida de Larry Gott (fundador de la banda y compañero de toda la vida) lo que haya resentido el sonido del grupo, dejando las guitarras a Adrian Oxaal. Ya Oxaal era parte de James para las sesiones del “Whiplash”. Y ni siquiera su single, ese correcto ejercicio de pop bailable llamado “Just Like Fred Astaire” levanta un disco que nació moribundo. Sí, Tim, este disco es… mediocre :'(

UN GUSTAZO, CHICOS
“Space” abre el Pleased To Meet You. Y fue como abrir los ojos después del coma. Era ESE MISMO James de siempre. Sí, tal vez te aburra saber que un grupo suena a lo mismo cada vez, pero ahora sonaba a gloria, un mejor álbum tras uno decepcionante. Sí, la portada muestra un rostro inflexible, adusto, cansado, gris y parco (una imagen generada por computadora mezclando los rostros de los 7 integrantes de la banda), pero dentro del disco están todas las sensaciones que hicieron que esta banda fuera disfrutable hacía algunos años atrás.

El mismo James de siempre, pero mostrando algo más. La mencionada “Space” tiene un comienzo inusual, cierto tufo trip-hop impensado para ESTA banda. “Junkie” merece todo un renglón: una pieza oscura, densa, y mucha tensión interpretativa. Canciones sobre adicciones, sobre ser adulto, sobre ser padre. El álbum se acaba con la bonita “Alaskan Pipeline”. Sin ser un discazo, es una hermosa despedida. (Chékate la edición con bonus tracks, son muy buenos).

SE SALIERON CON LA SUYA
Tim Booth dijo “no más” algún maldito día de diciembre en el 2001 (no me digas que viste el nombre del disco y no te diste cuenta de nada). No sin antes despedirse en un memorable concierto, correctamente ejecutado y recopilado en DVD: Getting Away With It, título tomado del primer single del “Pleased To Meet You”, canción para corearla hasta quedarte ronco y saltar cada vez que la pongas en tu discman. Con “She’s A Star” no acabaron sus canciones-pop-perfectas, por si acaso… A que se te va a escarapelar la piel cuando Booth cante “Out To Get You” junto a Gott (¡sí!, ESA canción con ESE guitarrista). A que vas a soltar muchos woh woh woh woooooh’s cuando los chicos entonen “Born Of Frustration”. A que ese entusiasmo del público mancuniano es infeccioso.

Booth ya se lanzó como solista (ya con 2 discos lanzados: Bone y Wave Hello, del 2004). Ha declarado abiertamente su homosexualidad. Y es odiado por unos cuantos (NME a la cabeza. Sod it!). Nunca la rompieron en USA (más allá del franco suceso del “Laid” por esas tierras), y no son reconocidos como abanderados del rock británico de los últimos años. Qué diantres que siempre lo hayan comparado con Morrissey (éste dijo que James era “la mejor banda sobre el planeta” alguna vez). Qué si nadie considera su separación como el fin de una era. James son demasiado buenos para gustarle a todos. El gusto también fue mío, chicos. Cuando gusten…

¿Y esto?

Esto, ¿qué es esto?

Esto NO es un resumen de hechos destacados del día.
Esto NO es un compendio de anécdotas de la semana.
Esto NO es un centro de acopio de buenos deseos y sueños volados.
Esto NO es un summum virtual de sentimientos encontrados (y perdidos).

Esto es un espacio en blanco. Y será lo que tú quieras que sea. O tal vez, no.

Esto es para la chica que me gusta (y, si no me liga, para la que venga luego :D)
…para mi banda de rock (y para la(s) otra(s) también ^^)
…para los que me conocen (ya para mis amigos, por supuesto o_O!).

Pero sigue siendo mío